You are currently browsing the category archive for the ‘Experiencia Libia’ category.

Ha llegado el momento de anunciar el punto y final de esta aventura en Libia. Han sido más de 4 meses de experiencias acumuladas que siempre me acompañarán en la mochila, experiencias increíbles, apasionantes, divertidas, desagradables, muy desagradables y hasta terroríficas…pero todas ellas, todas, INOLVIDABLES.

Aprovecho esta particular tribuna para dar las gracias a todas las personas que me han ayudado en este camino: familiares y amigos, grandes personas con las que me crucé en Libia, grandes personas que me apoyaron en momentos duros a través de la Red, a todos os doy las gracias, las gracias de todo corazón y cuento con vosotros para próximas aventuras…

He de confesar que esta experiencia vital me ha cambiado, me ha enseñado muchas cosas, pero lo que más valoro sin duda es haber tenido que aprender a ser feliz con la voluntad de mi interior, independientemente de las circunstancias que me rodeen, y haber alcanzado momentos de felicidad absoluta a pesar de todas las carencias externas del entorno… Admito que me ha acompañado la suerte, que han aparecido en mi camino personas maravillosas que puedo añadirlas a las muchas otras maravillosas que ya conocía, personas que me han enseñado grandes lecciones y con las que he podido disfrutar de momentos mágicos aunque estuviésemos escribiendo una carta en la oficina. He aprendido cosas bellísimas del Islam, como la hospitalidad de corazón, el sublime arte de agradecer y la maravillosa medicina de Bendecir: “BarakaLaufik” o como diríamos aquí “Que Dios te bendiga”, no he conocido nada más gratificante y reparador que regalar bendiciones de corazón a cualquier persona con la que tienes contacto, algunos me tomaréis por loco, pero es un hecho y me enorgullece muchísimo expresarlo.

Ya sé que es repetirse demasiado, pero no puedo resistirme a compartir las últimas imágenes que capturé en mi última carrera a Regata, en la que además disfruté de un chapuzón espectacular…

Y con este último post, ponemos punto y final a esta aventura en Libia, o lo que es lo mismo, la primera página de próximas aventuras que vendrán y que si cuento con vuestro apoyo, estaré encantado de volver a compartir.

Gracias por estar ahí y “BarakaLaufik” a todos desde lo más profundo de mi corazón.

Lucas

¡¡¡Que sencillo es ser feliz!!! Sólo tenemos que fijarnos en las cosas sencillas: la mirada de un niño, el color de una flor, un soplo de brisa, un rayo de sol, un abrazo sentido, una sonrisa alegre, una nube limpia…Olvidemos lo complejo y disfrutemos de lo simple que es ahí donde la vida nos guarda la felicidad. Por aquí yo ya he empezado a encontrarla…¿Os apuntáis? ¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

Como regalo ante el despropósito del retraso en el Desvarío 30/04, aquí os pongo esta entrada en el blog en la que compartir estas imágenes que he captado en mi carrerita del mismo día 30 a Regata. Para mí ha sido un espectáculo poder volver a disfrutar de tan agradable momento y espero que vosotros también podáis disfrutar (aunque sea un poquito) de mi experiencia.

Como ya cantaran en su último disco como conjunto los grandísimos “El Último de la Fila”… “Sin llaves” así me quedado esta mañana cuando he cerrado la puerta para salir a correr a Regata…Mi idea era guardar las llaves de la casa en el coche y llevarme las del coche a correr por ocupar menos espacio, pero el ansia de salir me ha llevado a saltarme el primer paso…al ir a tirar de móvil para solucionar el entuerto me he dado cuenta de que tenía el español en la mano (sin ningún telefono libio por supuesto…). Por suerte, Ruth, la gran vecina alemana, estaba en su casa y ha podido llamar a Sofía, la simpatiquísima gahnesa que tiene llaves de ambas casas y que no ha tenido problema en venir con ellas. Mi gozo de llegar a regata corriendo no ha podido ser (…primer viernes que nos saltamos la experiencia) pero me ha servido para disfrutar de un estupendísimo café en casa de Ruth, desoxidar un poquito mi alemán y a ella su magnífico español,  y apuntarme a una escapadita a la playa esta tarde que será fantástica para conocer nuevos sitios y nuevas personas ahora que ando solo por aquí.

Lo bueno es que no hay mal que por bien no venga… Aquí os dejo esta absurda experiencia para que veáis lo importante que es encenderse el cerebro antes de cerrar la puerta de casa, en España, en Libia, o donde uno vaya…

¡¡¡¡ABRAZOTES MULTIPLES!!!!

Por fin, tras una larga espera que nos ha servido para adoctrinarnos en las particularidades de la circulación en Trípoli, hemos recogido nuestro primer vehículo en Libia.

El coche es un KIA Sportage, 2.000 gasolina, cambio automático y algún extra, que no es muy común en España, pero aquí es una gran opción por el precio al que se ofrece. Aquí la demanda de vehículos es tan alta que el proceso de compra es un tanto frustrante: nada de elegir motorización, extras, u opciones…lo que haya bajado del barco es lo que hay, si te encaja, bien, y si no a esperar otro barco, pero si la demanda del modelo/color en particular aumenta, el precio también lo hará y como extranjeros ¡¡un “poquito” más!!. De financiación ni hablamos, y el “proceso de entrega” se reduce a ir a la campa donde almacenan los coches cuando los sacan del puerto, comparar el número de bastidor con el que indica tu factura, y… ¡¡”ahí lo tiene caballero…”!! : con todos los plásticos de fábrica puestos (aunque aquí la mayoría de la gente no los retira y quedan ahí durante años), las placas de las matrículas se las pone usté mismo con su mecanismo, y la limpieza del coche (que suele entrarle bastante arena) también es cosa suya. Una vez superado este proceso y el consiguiente cabreo, entras en una nueva dimensión en tu aventura en Libia: llenar un depósito de 60 litros de súper con 11 LYD (entre 7 y 8 €) es una maravilla.

La experiencia de conducir en Libia merece una categoría en sí misma: rotondas, semáforos, cambios de sentido, adelantamientos, todo es completamente caótico, arbitrario y peligroso (andaremos con mucho cuidado…), aunque al final es cuestión de “abrir la mente” y circular con sus reglas…qué pánico me está entrando por mis puntos cuando vuelva a España… Al margen de todo esto, he de confesar que escuchar el “Poropopero” de Manolo Escobar en mitad de un atasco en Trípoli es una experiencia por la que todo el mundo debería pasar…

Ahí van unas fotillos del vehículo, al que ya le hemos cogido un gran cariño:

Ahora…¡¡¡A disfrutarlo!!!

Aunque he de admitir que mi ignorancia absoluta del tema me impide cuidarlo como debería, disfruto mucho de los pequeños ratos que puedo pasar en el jardín del que disponemos en casa. Dejo por aquí unas imágenes de un día soleado para que también lo disfrutéis quienes queráis:

Espero que os guste y que podáis venir a verlo si os apetece.

Si queréis saber cómo se vive por estas tierras, aquí tenéis un enlace a un documental recientemente emitido en rtve. Es muy bueno, refleja con mucha precisión, la realidad que se vive aquí día a día.

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20080630/portada-metamorfosis-libia/197733.shtml

Si os gusta y no encontráis mejor guía…ya sabéis que yo os recibiré con los brazos abiertos.

…voy a darle al ¡¡¡FÚTBOL!!!

Si me lo hubieran pronosticado, jamás me lo habría creído, pero la realidad es siempre más tozuda que cualquiera de nuestras ideas preconcebidas, y por aquí te terminas agarrando a cualquier clavo con tal de sacar un rato de ocio.

Que me haya visto desde que estoy aquí 3 partidos del madrid y 2 del barcelona ya es algo inexplicable ante mi trayectoria de insensibilidad absoluta por este deporte, pero lo cierto es que te anima mucho a seguir nuestra liga el hecho de ver cuánta afición hay por aquí, además de la simpatía que desprende cualquier persona de Libia en cuanto le aclaras de dónde eres: aunque no haya posibilidad de comunicación verbal por incompatibilidades idiomáticas, siempre te preguntan (aunque sea con los codos) si eres del madrid o del barsa, y la divertida “conversación” que se produce ha hecho que se despierte en mí un leve interés, aunque sólo sea para poder participar en estas charlas espontáneas tan socorridas.

Pasar de ese nuevo estado a participar en la pachanguilla que se marcan los martes la gente de Repsol e invitados, es un proceso natural, así que al recibir la invitación la semana pasada, nos acercamos a ver el nivel que había en el asunto, y al comprobar que lo importante es divertirse y pasar un rato agradable echando unas carreras detrás de un balón sin ninguna pretensión técnica, hemos decidido participar en el juego y así además añadir un poquito más de alegría a los entrenamientos con Cintya. Así que esta misma tarde hemos aprovechado para hacernos con toda la equipación necesaria y aquí está el resultado: botas, medias, calzón y camiseta de la selección ¡¡¡que hay que preparase para el mundial!!!

No es un disfraz...¡¡¡que voy a jugar!!!

PD: si a mi vuelta cualquiera comprobáis el más mínimo síntoma de hooliganismo en mí, no dudéis en comunicarmelo para tomar las medidas oportunas…

Como yo me he escapado del duro invierno de este 2010 en España, que por lo que tengo entendido se empeña en no dar tregua, y la temporada primavera/verano llega antes a estas tierras que al Corte Inglés, me animo a compartir por aquí el maravilloso sol que nos acompaña y que de momento nos alegra la existencia (aunque mucho me temo que en junio no tendrá compasión con nosotros…)

La cuelgo con la ilusión de que os alegren al menos un poquito y de que no os olvidéis de disfrutar de la diversión y del ocio que aquí no llegan:

Desde mi ventana

Desde el Jardín

Palmeras playa cerca Al Kohms

Mar playa camino Al Khoms

Y también brilla la luna…

Atardecer Al Swani

Debido a la cercanía del Sahara, por estas tierras es muy frecuente que se produzcan tormentas de arena (“Gibli” es el nombre local del fenómeno), que provocan que inmensas masas de aire cargadas de arena y partículas en suspensión, se desplacen a su antojo y dejen TODO lleno de polvillo y arena roja. Son esas mismas que de vez en cuando alcanzan la peninsula Ibérica muy debilitadas en verano, y si caen cuatro gotas dejan los choches sucísimos…

Aquí son realmente molestas, pero tienen algo muy especial: las maravillosas visiones del sol que dejan…